miércoles, 9 de septiembre de 2015

Propiedades Mágicas del Ajo (allium sativum)




Imagen obtenida de Wikipedia. Les plantes potagères. Description et culture des principaux légumes des climats tempérés, 1re édition, ouvrage publié par la maison Vilmorin-Andrieux & Cie à Paris en 1883.



¡Miau!

¿Recordáis el castigo que me tiene confinado frente al ordenador? Bien, pues sigo aquí. Esto es un sin vivir, me duelen las zarpas de tanto teclear. ¡Jamás vi un libro tan gordo! Y no solo el libro, tiene repartidos por todo el desván papeles y mas papeles sin orden de ningún tipo. Y claro, ¿a quien le toca clasificarlos y digitalizarlos? al Gato. ¡No es justo!

Pero no me quejo mas de lo necesario, que sino me castiga mas. Eso si, estoy aprendiendo muchísimas cosas nuevas, y por supuesto me acuerdo de vosotros cuando veo algo interesante.

¿Sabíais que el ajo es un gran protector?

 Pues si. No solo sirve para cocinar, también como repelente de energías negativas. Anoche, escuché a la Doña hablando por la bola de cristal (no se para que quiere el móvil, que es mucho mas practico) con una bruja amiga, que ya su abuela llevaba consigo un diente de ajo sin pelar. Si alguien la envidiaba o le deseaba algún mal el ajo se estropeaba. Parece ser que gracias a este protector descubrió un día que una vecina suya, con la que hablaba rara vez, la envidiaba. Por lo visto, cuando salió de casa cogió un diente de ajo nuevo y se lo guardó en la chaqueta, se encontró con la vecina con la que mantuvo una conversación sin importancia y cuando se despidieron algo la llevo a mirar el ajo y éste estaba en mal estado.

¿Conocíais este remedio contra envidias?

Como me pareció muy interesante comencé a revolver entre todos los legajos (aprovechando que la Bruja se fue a hacer la compra) y encontré muchos mas usos del ajo en la magia. Algunos muy antiguos y, sin duda, creencias populares sobre su efectividad sobre determinadas enfermedades. Pero algunas de las cosas que encontré las memoricé para escribíroslas y que vosotros tengáis también este conocimiento. Aquí van.

Antiguamente, las novias, llevaban un diente de ajo el día de su boda para para alejar el mal durante la celebración de la misma.
Para proteger a un bebe, solía ponerse un diente de ajo bajo la almohada. Esta propiedad protectora del ajo la conocían los marineros, quien portaban siempre ajo para que sus travesías por mar fueran seguras. Los soldados del Imperio Romano y posteriormente en la Edad Media, llevaban consigo ajo o se frotaban el cuerpo con su jugo para que los protegiera y les diese fuerza.

No contento con lo que encontraba, le pregunté al Búho, que entiende mucho de plantas mágicas (me da en los bigotes que voy a sacarle partido a los conocimientos del pajarraco) y me dijo que Scott Cunningham, en su libro "Enciclopedia de las hierbas mágicas" habla sobre el ajo. Parece ser que su elemento es el Fuego, su genero el Masculino y que está consagrado a la Diosa Hécate. En las fiestas dedicadas a la Diosa se consumía esta planta. Además, se dejaba ajo en los cruces de caminos como sacrificio a Ella.
Siguió contándome que si se cuelga detrás de la puerta de entrada de la casa protege la misma de la envidia, los ladrones y las negatividades.

Que cosas mas curiosas.

¿Habéis usado el ajo alguna vez en vuestros trabajos de magia? Contadme, que tengo curiosidad.

Os dejo hasta el próximo post. Recordad que hay un Gato detrás de la pantalla esperando vuestra compañía.

Un Miau.

No hay comentarios:

Publicar un comentario